Sabor gourmet

Sabor gourmet

El aceite virgen extra es un producto gourmet por distintos motivos, especialmente por los relacionados con la producción.

Desde el grado de acidez, puesto que este no puede superar los 0,8º de acidez ya que los aceites gourmet suelen tener una acidez mucho menor, incluso por debajo de los 0,1º.

También importantes son las etiquetas de “primera presión en frío” y “elaborado únicamente mediante procesos mecánicos”, “ecológico” o “sin filtrar”.

La primera presión en frío y los procesos mecánicos garantizan que el fruto ha sido tratado con el mayor cuidado y se ha exprimido en las mejores condiciones posibles. Los aceites de producción ecológica son siempre más recomendables aunque sean algo más caros. Y El aceite sin filtrar mantiene toda la potencia y los aromas más puros, aunque hay que tomarlo relativamente pronto, porque al igual que los aromas y sabores son más potentes, también desaparecen más rápido.

Un aceite de oliva gourmet es aquel que se extrae de aceitunas verdes que aún no han finalizado su proceso de maduración. Si bien el rendimiento graso de estos frutos es menor y la recolección es más ardua, el resultado es un aceite de oliva cuyo sabor en crudo es exquisito.

Este excelente resultado es precisamente lo que caracteriza a un producto gourmet, que es aquel capaz de cumplir con las expectativas de los paladares más exigentes.